FRISS

2017. november 7., kedd

¿Qué diablos está pasando en Cataluña?

La Comunidad Autónoma de Cataluña ha ganado atención mundial durante las semanas pasadas gracias a su fin de independizarse. Después de un referéndum declararon unilateralmente el Estado independiente, pero Madrid no deja que su región más rica salga solo como así, tanto que los exlíderes catalanes pueden acabar en la cárcel.


Empecemos por el principio

Cataluña se sitúa al lado de la frontera de España con Francia, al sureste de los Pirineos, en la costa del Mar Mediterráneo. Su capital es Barcelona, su superficie es la tercera parte de lo de 93000 kilómetros de Hungría, aunque tiene una población de 7,5 millones de habitantes. Además tiene un idioma propio, catalán, que se podría considerar una mixtura de las lenguas española, francesa e italiana; una cultura particular y algo más que se puede llamar religión: el equipo de fútbol de Barcelona.
Es la región más rica del país, con una economía que se apoya en la industria y el turismo, por eso no es de extrañar que la ciudad de Barcelona se encuentre entre las diez destinaciones turísticas más populares del mundo. Los que apoyan la independencia frecuentemente argumentan esto, es decir, que Cataluña es el motor del país y pagan una suma más grande a los presupuestos generales de la que recobran. Hasta ahora la región ha estado relativamente autónoma, esto significa que ha habido un gobierno, un parlamento y una fuerza policial propia.

Un poco de historia

Pero las cosas no iban siempre así. Antes de la segunda guerra mundial hubo una guerra civil en España y después subió al poder el dictador Francisco Franco en cuya dictadura todo lo que se consideraba “no español” fue oprimido. La historia de Mark es muy simbólica. Él nació durante la era de Franco y sus padres quisieron llamarlo Mark, un nombre catalán. En vez de Mark, tuvieron que llamarlo Marcos, porque los nombres catalanes estaban prohibidos. Solo después de cumplir la mayoría de edad y la caída de Franco pudo cambiar su nombre a Mark.
Desde la muerte de Franco que significó el nacimiento del Estado moderno, Cataluña pertenece al grupo de las 17 comunidades autónomas. Sin embargo, han habido conflictos entre las varias regiones del país. El grupo terrorista llamado ETA luchó para la independencia y unificación del País Vasco, así que mataron a muchos cientos de personas por sus ataques. ETA declaró que se había disuelto y bajado las armas solo este año. Pero los catalanes no luchan así.
Francisco Franco (en el centro) el líder fascista de España entre 1939 y 1975.

Sino celebraron un referéndum sobre la secesión de la región

Las votaciones tuvieron lugar el 1 de octubre. 90 porciento de los que fueron a votar apoyaron la declaración de la República independiente de Cataluña y 42 porciento de los ciudadanos catalanes participaron, porque los que están en contra de la independencia se quedaron en casa, para disminuir la legitimidad de las votaciones.
Antes del referéndum mucha gente pasó la noche en las escuelas donde se pudo votar para asegurar que la votación se celebrara, ya que el gobierno español trató de detenerla, cueste lo que cueste. Así fue que la policía central confiscó las urnas y cerró varios lugares de votación. La policía antidisturbios dispersó violentamente a los manifestantes pacíficos en las calles, usando violencia desproporcionada según unas organizaciones de derechos humanos.


No piensan ni siquiera los catalanes lo mismo

La cuestión de la independencia ha dividido la sociedad catalana a medias, por eso ha durado tanto tiempo esta discusión. Esta situación es parecida a la de Escocia, cuando ahí se celebró una votación sobre la secesión del Reino Unido en 2014. Entonces no independizarse ganó, pero el tema se ha vuelto a aperecer porque Gran Bretaña saldrá de la Unión Europea (UE) y los escoceses han votado a quedarse en la UE. Sin embargo, no es posible que Escocia o Cataluña mantenga su afiliación a la UE después de haberse independizado, sino tendrían que solicitar su plaza de nuevo, como deben hacerlo otros Estados candidatos.
En cuanto a Cataluña, los líderes de la UE han afirmado que consideran el asunto internal y no desean intervenir y lo que es más, quieren que España siga estar unida. El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump opina lo mismo, como los líderes de todos los países más poderosos. Ya que ningún país puede independizarse sin la ayuda de otros Estados influyentes, el asunto es muy difícil para Cataluña.
El presidente de los Estados Unidos (EE.UU.), Donald Trump.

Después del referéndum el presidente dio un discurso que complicó todo aún más

En su discurso, el presidente de Cataluña, Carles Puigdemont anunció que tenía “el mandato del pueblo de que Cataluña se convierte en un Estado independiente en forma de república.” Pero segundos después dio marcha atrás, habiendo dicho que proponía que suspendieran la declaración. Por eso, no se pudo saber si la declaración era válida o no. El gobierno central exigió que Puigdemont clarificara la situación y amenazó que iban a tomar control total de Cataluña según el artículo 155 de la Constitución que nunca antes había pasado en la historia de España.
El presidente catalán no cumplió la exigencia, por eso el gobierno de Madrid hizo lo que había dicho que iba a hacer, y con el apoyo del Senado, suspendió el Parlamento Catalán, echó al Presidente Puigdemont y anunció que se celebrarían elecciones nuevas el 21 de diciembre. A Puigdemont le indignaron estas acciones desde luego y dijo que el gobierno español realizaba un golpe de estado contra la región, a que Madrid reaccionó que los catalanes estaban realizando uno contra la Constitución de España que los catalanes también habían aceptado.

Pero el día cuando Madrid tomó control votó el parlamento catalán

Mientras el Senado español votaba por la intervención en Cataluña, en el parlamento catalán tenía lugar otra votación sobre la secesión de España. La mayoría de los diputados catalanes votó a favor de declarar el país independiente, así que declararon que Cataluña había secedido de España. Luego, Puigdemont, quién entonces ya oficialmente había estado echado por el gobierno de Madrid, pido a los catalanes que resistaran pacíficamente contra el control de Madrid y él viajó a Bruselas para consultar con su abogado. Unos pensaban que estaba ahí para buscar asilo, porque la Fiscalía General había anunciado que iban a presentar una querella contra Puigdemont y los que le han ayudado. Los delitos son rebelión, sedición y malversación de fondos para los que las penas podrían ser incluso 30 años de cárcel.
El expresidente eligió Bélgica para refugiarse porque según ellos Puigdemont tiene los mismos derechos como todo europeo ordinario, sin embargo él negó que iba a refugiarse en el país. Además, Puigdemont no comparació ante el tribunal español, por lo que los jueces han activado órdenes europeos de detención, basado de que Bélgica podría tener que extradir a Puigdemont. El 5 de noviembre Puigdemont y sus compañeros se entregaron voluntariamente a la policía belga y un juez tiene 60 días para decidir si los extradirán a España o no.

Embed from Getty Images
Catalanes manifestando para la unidad de España

¿Qué sigue para Cataluña?

El 29 de octubre cientos de miles de personas, que se consideran ”la mayoría silenciosa”, manifestaron para que España se quedara unida y que se castigara a los exlíderes catalanes. Lo que es seguro es que habrá elecciones el 21 de diciembre: elecciones que todos los partidos aceptan y en que todos van a participar. Es posible que, si Madrid tiene suerte, los partidos que no apoyan la independencia vayan a ganar. Hasta entonces, descubrimos si la voz de los catalanes que quieren secederse y parecen estar cada vez más en minoría, se silenciará o no.


por Ákos Szabó con la ayuda de profesora Éva Székácsné László